Soledades

En cinco días nadie le había llevado ni un bocado de pan. Sus manos rugosas como la cáscara de nuez, le temblaban a causa del hambre. Así encontré a la abuelita de nadie.
© 2007, Klenya M. Morales.

Comentarios

Entradas populares