Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

Mangos (fragmento)

(Si quieres leer la versión completa, me avisas)


Cualquiera que pase una noche de junio en la casa de mis padres, si tiene un sueño ligero o pesadillas poco interesantes y duerme con atención y no ronca y no espera; quizás pueda oír en el medio de la oscuridad, el golpe pastoso de los mangos estrellándose contra la tierra húmeda. Son decenas de ellos. Muchos más de los que mis padres o las enormes iguanas que pululan en los patios tropicales podrán llegar a comerse en su vida. Son perfectos para comer picados, con aderezo de pimienta negra sal y vinagre, como le gustan a mi pequeño Diego. Lo llamé así en honor del legendario “Pelusa”, aunque mi esposa lloró y pataleó de la rabia. Me gusta verlo con la boca embarrada de fibras amarillas y jugo de mango goteándole por la quijada. “Abuelito me lo dio”, me dice sabiendo que esas palabras lo justificarán. Sus ojitos oscuros brillantes y su cabello bronceado participan del delicioso desastre.
Mientras mis hermanos y yo vivíamos en la capital…

Mp3-Codes

El f... viaje

El chiricano promedio, que vive en la ciudad de Panamá mientras estudia, viaja cada dos meses a la Ciudad de David, provincia de Chiriquí. Esto implica un aproximado de siete horas de ida y siete horas de vuelta, seis veces al año, por utilizar unas cifras conservadoras. 14 horas por seis da a un gran total de 84 horas, lo cual son tres días y medio de viaje.
El primer paso traumático es conseguir boleto en nuestro equivalente a la temporada alta. Luego de que lo consigues tienes que luchar contra el súper astuto que te quiere convencer de que el boleto de la ventana es de él y no el tuyo. Luego el ayudante del conductor espera a que yo me duerma para prender las luces y pedirme el boleto, que para ayudarme, se cayó al fondo de mi mochila.
Si ponen películas me mareo, y me dan unas náuseas horribles. De más está decir que no puedo leer durante esas siete horas porque también me provoca ganas de vomitar. Si no ponen películas me aburro. Si no ponen música el viaje se hace interminable, p…