Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2009

Fin del mundo fin

Julio Cortázar

Como los escribas continuarán, los pocos lectores que en el mundo había van a cambiar de oficio y se pondrán también de escribas. Cada vez más los países serán de escribas y de fábricas de papel y tinta, los escribas de día y las máquinas de noche para imprimir el trabajo de los escribas. Primero las bibliotecas desbordarán de las casas, entonces las municipalidades deciden (ya estamos en la cosa) sacrificar los terrenos de juegos infantiles para ampliar las bibliotecas. Después ceden los teatros, las maternidades, los mataderos, las cantinas, los hospitales. Los pobres aprovechan los libros como ladrillos, los pegan con cemento y hacen paredes de libros y viven en cabañas de libros. Entonces pasa que los libros rebasan las ciudades y entran en los campos, van aplastando los trigales y los campos de girasol, apenas si la dirección de vialidad consigue que las rutas queden despejadas entre dos altísimas paredes de libros. A veces una pared cede y hay espantosas catástrofe…

Perseguidos mas no desamparados

"Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no aplastados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida."
2 Cor 4, 7-12

Miro a tus ojos oscuros, a tu piel perfecta y transparente a tus cabellos de miel de abeja y a tu alma guerrera e impaciente por vivir. Veo la fuerza de tus brazos y tu sonrisa ancha, cierta y segura de que el sol seguirá saliendo cada día tras tu ventana. Hacia atrás se extienden las huellas de nuestra historia difícil, de los pasillos fríos y las salas de espera y de los días en que p…

Los artistas, los héroes y la providencia

Se puede hablar de muchísimas cosas en este país. De enzapatillados, de barridas históricas, de virus, de salas de emergencia con sus respectivos baleados, de nombramientos y partidas circuitales, de planes, de sueños, de pliegos de cargos ajustados a la medida del interesado, de corrupción y coimas, de seguridad, de hambre. De todo. De nada. Pero los olvidados de siempre, los menospreciados, los que no cierran calles, ni salen en las primeras planas, siempre son los que tienen algo bueno que decir.
Las buenas noticias no venden. Venden el escándalo y la morbosidad. Venden la vida privada de los famosis, el plagio. La falta de imaginación. El discurso repetido. Vende el mercadeo de la ignorancia. Venden los valores invertidos y la masificación de los individuos. Pero, ay de aquél que se atreve a apostar por la cultura, por la ciencia, por lo positivo! Te esperan portazos en la cara, miradas de lástima. Excusas y largas horas de espera.
Últimamente he presenciado con tristeza, como las m…