De viaje

Ni otoño, ni primavera.
Desnuda de intentos
renuncia a su estilo
ha muerto una idea.

Discuten, se gritan, sueñan
de geometría y misterios
ya no le queda más
que acariciar sus huellas.

De botellas vacías
y de cafés mal hechos
tuvo mejores vidas
bajo peores techos.


La piel húmeda, fría
pies pequeños, lágrimas rosa
castigo seguro
llueven las primeras gotas.

Ajena a cada paisaje
llanuras desesperantes
soledades y pecados
ocultos en su equipaje.

Comentarios

Entradas populares