Ir al contenido principal

LA TRAGEDIA ALBICELESTE


“La noche en que la Argentina perdió hasta su historia", "La selección se cae y está perdida", "La selección sin rumbo y lejos del Mundial", "La Argentina volvió a caer y Sudáfrica está más lejos", "A ningún lado", "La selección está jugando peligrosamente con su destino”, fueron algunos de los titulares del pasado jueves 10 de septiembre, documentando para la historia un miércoles negro para los fanáticos del bicampeón mundial: la oncena de la República de Argentina.
En estos momentos, creo que no hay nada peor, o al menos mas deprimente—futbolísticamente hablando, — que vivir al lado de un fanático-extremista-argentinófilo. Creo que utilizaré sus propias palabras, o algo que se le parezca, para que entiendan de qué voy:
“Estoy realmente asustado…Estoy asustado desde que Maradonna asumió la Dirección Técnica del equipo… No tienen centrales… Le pasaron la bola a Messi una sola vez…No puedo creer que mi pequeño no verá al equipo en su primer Mundial… Hace rato ha debido renunciar. Se necesita de algo más que un cambio dramático para que salven las dos fechas que aún quedan. Perú les puede ganar y Uruguay va a salir a clasificarse.”
Y lo más irónico de todo, es que la debacle se origina con la selección del actual Director Técnico, "El Diego" ese deportista que en su tierra, es un Dios entre los hombres. Grondona nombró a Maradonna como DT, quien a estas alturas, con un pie fuera de Sudáfrica y luego de convocar a más de 60 jugadores de una de las selecciones más vistosas del fútbol mundial no tienen un equipo definido.
Es un pesar que se lleva en el alma. Esa es la belleza y el horror de este deporte. Se vuelve personal. Aún los más acérrimos detractores del la Argentina sienten que un Mundial sin el equipo sureño, perderá mucha de su mística.
No recuerdo un panorama tan complicado para Argentina en mis 34 años. Entiendo que jamás habían perdido 6 partidos de una eliminatoria. Aún recuerdo cuando papá me traía el suplemento El Istmo, de La Estrella de Panamá, con pósters de todas las oncenas. Los argentinos siempre estuvieron entre mis favoritos. Recuerdo la final de México 86, en la cual uno de los amigos de mis padres saltó tan alto y tan emocionado que se lastimó la frente con el abanico de la sala. Verlos así, casi fuera de la copa, desorientados, sin líder, sin equipo y con millones de fanáticos al borde del colapso, comoquiera que termine el asunto, es un hito histórico.
Sencillamente no puedo imaginarme un Mundial sin Argentina. Sé que no será fácil ver la desilusión en los ojos de mi esposo, para quien cada gol en contra ha sido como si le quitaran el oxígeno. Pero puede suceder, y no me quedará más que ponerme en una esquina, hacer silencio y esperar a que comiencen las eliminatorias para Brasil 2014 y la luz retorne a su mirada.

Comentarios

Placacuatro ha dicho que…
Sabes, casi siempre le tomo gracia al fut solo cuando estamos viendo el juego por el campeonato, y lo vivo plenamente, lo anterior, casi no le tomo importancia, pero al ver a tu pequeño vestido albiceleste, solté las lágrimas.
Y ahora me siento preocupada por el destino del equipo de argentina que siempre estamos acostumbrados a verlo hasta los finales.
thalia ha dicho que…
Cuando Argentina quedó eliminado en Alemania 2006 sufrí mucho y dije que ya no iba a sufrir más por el fútbol. Cuando comencé a jugar futbol no soportaba la derrota... Cuando El Salvador se llevó nuestros sueños por la ventana y Panamá no clasificó también sufrí...así que en conclusión, no más sufrimiento por fútbol. Pero que Cutini tampoco sufra por futbol!!!

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…

El último punto

Ciudad de Panamá, 20 de enero de 2014. 12:45 P.M. Mientras usted almorzaba con su familia o se quejaba del alto costo de la vida, de que la oferta electoral da pereza o de que es una desgracia tener que pagar Seguro Social, los cirujanos cardiovasculares del Hospital de Especialidades Pediátricas, le cosían el último punto al corazón de mi hijo, y de la mano de Dios, nos regalaban una nueva oportunidad de ver la sonrisa de mi guerrero.

Les comparto esta historia, muy resumida, porque si bien conozco la desilusión de mi pueblo ante las promesas incumplidas de todos los que se sirven del poder y de los sueños de la gente, también deploro la incapacidad de la Humanidad de reconocer que aún hay gente que hace su trabajo con amor. Gente que aún cree en la vocación y que pone su talento al servicio de los demás.

Cuando hace algunos años escribí “Carta de una madre agradecida” no sabía que sólo había visto la punta del iceberg. Con el tiempo me di cuenta de que mi hijo había nacido para prop…