Ir al contenido principal

Las manos de mi abuelo

“Por las barbas de Mercurio, abuelito...¡Pareces un príncipe!”

No es el inicio de una frase de Robin (el de Batman), ni el parlamento de un capítulo de Heidy. De acuerdo a los registros familiares, son la reacción espontánea de una chiquitina de cuatro años, ante la visión de su abuelito perfumado, peinadito y listo para salir a un importante evento social.

El “Viejo” también conocido, entre sus discípulos como el “Maestro”, ha visto el mundo a través de sus lentes de carey, desde detrás de un torno o una fresadora, en su taller de calle Central David, durante gran parte de su vida. Ha visto crecer a David, a sus hijos, a sus cinco nietas y dos bisnietos. Ninguna de las nietas ha aprendido a soldar. Sus manos reflejan más de 50 años de sacrificio incansable y trabajo. Como ha trabajado entre cigüeñales, pistones, camisas y árboles de leva, toda su vida, palabras éstas, cuyo significado, solamente entiendo por ser la nieta de un tornero, esas manos llenas de cicatrices, grasa y asperezas, siempre han sido para mí un signo de amor, el poema de una vida dedicada a la educación vocacional, a la familia y a la comunidad que se beneficia de todos aquellos que son excelentes en lo que hacen.

Desde su taller ha orquestado la salvación de muchas máquinas que de no ser por su experiencia habrían pasado al olvido. Ha rescatado automóviles y equipo pesado los cuales, sin su trabajo o el de muchos de los que ha enseñado ese mismo oficio habrían detenido una obra. También ha sido cómplice de inventos y peticiones especiales que van desde candelabros, trapiches modificados, hasta proyectos antigravitatorios.

Salesiano en su formación, mi abuelito siempre ha sido un hombre de pocas palabras, buenas acciones y de sonrisas escasas, pero capaces de iluminar un día que se perfila difícil. De camino al trabajo a veces me detengo un ratito en el taller a saludarlo para que me bendiga y me anime con una de ellas. La magia de su presencia siempre me llena de paz.

Muchos temas pudieron haber sido la apertura de esta emocionante aventura del consumismo. Como todo en la vida, nunca sabes lo que va a pasar. Sé que habrá momentos de sequía en mi pluma, sé que habrá gente que pase de largo ante mis palabras. Pero sé también que hombres como Don Deme, pasan por este mundo dejando testimonio de amor y de trabajo, y un legado así no puede ser ignorado por las personas que tenemos la dicha de tenerlos en nuestra vidas.

Doy gracias a Dios por mis abuelos y la bendición de su refugio. Pienso que nuestra sociedad debe mantener a nuestros mayores en el sitial de respeto que merecen, como las grandes culturas del mundo que han homenajeado a sus viejos y los escuchan e incorporan a la vida de comunidad.

Cualquiera que tenga la dicha de poder contar con ellos y darles el sitial que les da su experiencia y sacrificio durante nuestro paso por la vida puede considerarse muy afortunado.

Abuelito: Eres mi inspiración. A ti te dedico mi primera Esquina del Triskel

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Coco, o la importancia de contar tu propia historia

El que me conoce bien, sabe que no soporto las películas animadas. Cuando mis hijos ven cómicas en mi presencia, yo oprimo el botón de mute y simplemente los hago escuchar mi música favorita en el fondo. Es eso o no ven nada.

Dicho esto, les cuento que el 9 de enero, después de ir a la marcha y desayunar a las 2 de la tarde, decidimos llevar a Cutín a ver “Coco” al cine. Ya estaba yo decepcionada porque justo el día anterior fui a ver The last Jedi, y no pretendo decirles mi opinión sincera sobre la película.

Yo no esperaba nada de “Coco”. La misma gente que me dijo que “Up” daban ganas de llorar y que “Intensamente” es lo máximo, me recomendó esta nueva película de Pixar, que ya llevaba un Golden Globe sobre sus espaldas.

El resultado: No tengo palabras. No solamente adoré cada segundo de la película, sino que llevo once días pensando en el tema que más me conmovió de esta obra de arte. Pero de filosofía les hablaré más adelante. Ahora les hablo de lo obvio.

El trabajo de animación …

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…