Ir al contenido principal

La tesis de grado

http://mensual.prensa.com/mensual/contenido/2000/12/07/hoy/opinion/
La sustentación es un momento mágico; un sabor a éxito que nadie te puede arrebatar
Creo que la mía fue una de las últimas generaciones de abogados (1997) de la facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá, a la que se le exigió realizar y exponer un trabajo de tesis para obtener el ansiado título.
Puedo afirmar sin lugar a dudas, que aunque a partir de aquel momento se mantenga la realización del trabajo de graduación como una opción, ésta pasará a ser una práctica legendaria en nuestros centros educativos, condenada al más total de los olvidos. Nadie elige hacer un trabajo de tesis a menos que la tenga casi lista al terminar la carrera. Y para los previsores estudiantes de derecho de nuestro país esa, definitivamente, no es la tónica
A riesgo de sonar obsoleta, desfasada o resentida, puedo dar fe de que mientras sustentaba mi trabajo de graduación frente a las personas que más amo, con el reto de tener a mis profesores cuestionándome y tratándome de igual a igual, el tiempo y esfuerzo invertidos en la carrera cobraron verdadero sentido.
La sustentación es un momento mágico; un sabor a éxito que nadie te puede arrebatar. El trabajo de tesis será seguramente, junto a los libros que hay que donar y los 250 balboas que en promedio pudo haber costado estudiar con el dinero del resto de los contribuyentes, el único aporte que se deja a la Universidad.
Un abogado es mucho más que un momento o una serie de momentos. Es mucho más que una tesis. De acuerdo. Cuarenta y cinco minutos de exposición y un año aproximado de investigación, redacción y pulimiento, junto a la lucha épica que es necesario librar contra un sistema administrativo lento y burocrático, no determinan tu capacidad como litigante o asesor o lo que quiera que sea que vayas a ser después de graduado.
Obviamente, el mundo jurídico no está a la espera de tu aporte intelectual para seguir girando.
Ser abogado es más que tener contactos y conocer la práctica; lo cual también es muy importante. Pero el abogado debe estar en posición de investigar, escribir y ser crítico.
El motivo de mi terror reside en que la supresión de este requisito puede relajar las exigencias mínimas deseables que debe llenar un estudiante de leyes antes de salir a prestar un servicio a la sociedad. Y digo puede, porque a los buenos abogados que fueron alumnos consagrados y pasantes sobresalientes, probablemente no les habrá hecho falta haber realizado o no un trabajo de graduación notable.
Pero si relajamos las medidas que permiten el ingreso, bajamos los estándares de selectividad, prohijamos el absentismo de estudiantes y profesores, no exigimos rendimiento de excelencia, no actualizamos la enseñanza y por si fuera poco, aniquilamos el trabajo de tesis como corolario demostrativo de que el estudiante al menos domina una pequeño parte del mundo legal, nos estaremos mereciendo a todos y cada uno de los profesionales de nuestra ya muy en entredicho profesión. No tendremos carácter moral para exigir a los hombres y mujeres que no supimos formar.
La educación superior es un privilegio que gracias a Dios está al alcance de muchos jóvenes panameños, por la existencia de un programa educativo que posibilita el crecimiento académico de personas de todos los sectores de nuestra sociedad. Si el sistema es permisivo con el estudiantado, distorsiona la realidad con la que el joven se encuentra en la calle y fomenta que a falta de recurso cognocitivo e intelectual se siga institucionalizando la ley del menor esfuerzo. Es la bien llamada cultura light.
La calidad total en materia educativa, no solo de este sino de todos los niveles, no puede ni debe tener fronteras. Nuestro sistema político y nuestro entorno histórico no solo permiten al hombre formarse integralmente, sino que le exigen hacerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…

El último punto

Ciudad de Panamá, 20 de enero de 2014. 12:45 P.M. Mientras usted almorzaba con su familia o se quejaba del alto costo de la vida, de que la oferta electoral da pereza o de que es una desgracia tener que pagar Seguro Social, los cirujanos cardiovasculares del Hospital de Especialidades Pediátricas, le cosían el último punto al corazón de mi hijo, y de la mano de Dios, nos regalaban una nueva oportunidad de ver la sonrisa de mi guerrero.

Les comparto esta historia, muy resumida, porque si bien conozco la desilusión de mi pueblo ante las promesas incumplidas de todos los que se sirven del poder y de los sueños de la gente, también deploro la incapacidad de la Humanidad de reconocer que aún hay gente que hace su trabajo con amor. Gente que aún cree en la vocación y que pone su talento al servicio de los demás.

Cuando hace algunos años escribí “Carta de una madre agradecida” no sabía que sólo había visto la punta del iceberg. Con el tiempo me di cuenta de que mi hijo había nacido para prop…