Ir al contenido principal

Recordando a Ocho.

Mientras fui estudiante del Colegio Marista San Vicente de Paúl (hoy sólo un recuerdo) me tocó ver el cambio de status quo de mi país. Los panameños pasamos de un sistema al que yo crecí acostumbrada. Nuevos presidentes de poca duración. Persecuciones. Protestas en la capital. Inestabilidad. Crisis. Militares por todas partes y con poderes que a mí me parecían normales. Nunca había conocido que fuera de otra manera. Pero después de diciembre de 1989 las cosas cambiaron y hasta la fecha siguen cambiando. Hoy no me asiste el tema de la política de todos modos. Para eso hay gente más autorizada.
No sé por qué se me ocurrió que esta columna se la debía dedicar a la primera persona que me dió la oportunidad de pensar que yo podía participar en la elaboración de una revista. Fue esa misma persona que le dió un golpe de estado al Club de Padres de Familia y nos puso a los estudiantes a trabajar de verdad. Hoy puedo asegurar, sin lugar a dudas, que durante mi secundaria trabajé más de lo que jamás he trabajado después de mi graduación de bachillerato. Les estoy hablando del Hermano José Antonio Ochotorena. Tolerado por muchos, juzgado por otros tantos. Hoy confieso que es una de las personas que más influyeron en mi percepción de la vida y del papel del individuo en su comunidad.
La verdad no es mucha la información personal del Hermano Ocho (se nos complicaba un poco tan largo apellido) como le decíamos, sin ningún tipo de maldad. Lo recuerdo como un tipo listo, amante del deporte, (era arquero de fútbol y ciclista practicante). Pero por sobre todo era un tipo dispuesto a hacerte llegar a tus límites de capacidad y fiel creyente de las fuerzas psicológicas del individuo. Parecía que con solo mirarte podía calcular tu peso en dólares, y en su defecto te probaba y no te permitía dar menos de lo que podías dar. Lamento no recordar con precisión muchas de sus ocurrencias y anécdotas. Recuerdo que a veces lo veía como un dictador que no sabía de razones. No entendía el significado de la frase "no se puede".
De su mano, en el Gobierno Estudiantil, previo debate, votación y conteo democrático de los votos, desarrollamos proyectos de amplio espectro en la comunidad davideña, como la famosa Caminata Marista, la Copa Marista, la Semana Cultural, la Semana de los Idiomas y la Semana Marista. La Revista Maristas. El Concurso Champagnat. Él quería que conociéramos en una mini-polis la democracia que nuestros mayores nos negaban o no podían brindarnos porque no contaban con armas que apoyaran la razón.
Nos obligó a desarrollar obras de teatro por nivel y logró que cada salón reclutara a un conjunto típico. Su consigna era que nadie se quedara por fuera. Y nadie se quedaba por fuera. Construyó un teatro de ley en el subutilizado Jorón del colegio.
Concursos de arreglos florales, murales, canción inédita, proyectos científicos. Pobres de nuestras madres, pues lamentablemente aunque trabajaramos mucho, no generábamos ni un mísero centavo. Pero para todo había. Y la actividad económica en la ciudad se notaba. Nuevos nichos de mercado se creaban de acuerdo a la época. Era para volverse loco, pero todo salía bien, y la satisfacción de las metas alcanzadas, no tenía precio.
Para Ocho, no existía tal cosa como la hora panameña, y nos lo hizo experimentar en carne propia muchas veces. Hasta las graduaciones empezaban si el primer puesto no había llegado.
Creo que no lo he vuelto a ver desde que salí del colegio. Pero sé que donde esté alguien está sufriendo de su férrea filosofía de no dejar nada en el tintero, de no ser ni dar menos de lo que podemos. Y aunque no siempre estuvimos en el mismo bando, hoy puedo decirle que valió la pena haber cursado todo el bachillerato bajo su dirección, Hermano José Antonio.

Junio, 2007

Comentarios

Benjie Osorio ha dicho que…
Totalmente de acuerdo !!!!!! sabias palabras
Proyectos ha dicho que…
Este puede ser el paradero del Hno.8 ?


http://www.maristasac.org/portal/index.php/comision-prov-de-educacion

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Coco, o la importancia de contar tu propia historia

El que me conoce bien, sabe que no soporto las películas animadas. Cuando mis hijos ven cómicas en mi presencia, yo oprimo el botón de mute y simplemente los hago escuchar mi música favorita en el fondo. Es eso o no ven nada.

Dicho esto, les cuento que el 9 de enero, después de ir a la marcha y desayunar a las 2 de la tarde, decidimos llevar a Cutín a ver “Coco” al cine. Ya estaba yo decepcionada porque justo el día anterior fui a ver The last Jedi, y no pretendo decirles mi opinión sincera sobre la película.

Yo no esperaba nada de “Coco”. La misma gente que me dijo que “Up” daban ganas de llorar y que “Intensamente” es lo máximo, me recomendó esta nueva película de Pixar, que ya llevaba un Golden Globe sobre sus espaldas.

El resultado: No tengo palabras. No solamente adoré cada segundo de la película, sino que llevo once días pensando en el tema que más me conmovió de esta obra de arte. Pero de filosofía les hablaré más adelante. Ahora les hablo de lo obvio.

El trabajo de animación …

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…