Ir al contenido principal

Irving Saladino: A 8.34 metros de la gloria

En ciudad de Panamá la mañana empieza a despejarse, y una luna casi llena no se deja vencer por el sol del 18 de agosto de 2008. Me visto rápidamente. Comienza la semana. No hay muchos autos en la carretera. Pero no es un día como todos. La gente llegará algo tarde a sus trabajos, porque ¡hoy salta Saladino!
Las distancias. El divertido color de tus zapatos. Tu lenguaje en clave a través de las cámaras de televisión. La presión. Las faltas en la línea de salida. Nervios y oraciones. Las lágrimas de tu gente. El esfuerzo de una vida consagrada. Pasos medidos, estrategia, casi volar sobre la arena. Un pueblo necesitado del sabor de la victoria. 8.34 metros. La receta perfecta para la inmortalidad: la distancia en la que te has hecho leyenda y que hoy nos hace más orgullosos aún de haber nacido bajo este cielo.
Quizás nunca pensé vivir para ver un momento así. Son acaso segundos de emoción. Ahora sé que pronto, al otro lado del mundo el himno de mi patria pequeñita se escuchará y la bandera se elevará lentamente para que, luego de esos 8.34 metros, el nombre de Panamá reine sobre las naciones de la tierra.
Irving. Eres mil veces ganador porque no sólo has luchado contra tus contendores, sino también contra un sistema corrupto, federaciones deportivas formadas por hombres sin alma, de esos que aseguran primero su boleto a las Olimpiadas y después de que nuestros muchachos tengan uniformes, entrenamiento, canchas, equipo y credenciales. De esos que revenden boletos de cortesía. De esos que se ríen del pueblo todos los días. A pesar de todo esto, hoy has encendido la llama olímpica en el corazón de cada panameño. Y no nos alcanzan las palabras para darte las gracias. Porque necesitábamos lo que nos has regalado. Porque mereces la gloria que has alcanzado y demostrado que de cosas buenas también se hacen titulares.
Ningún panameño olvidará dónde estaba cuando cubriste a tu patria de oro. Nadie será lo suficientemente cobarde como para negar que has estremecido nuestro corazón para siempre.
Todo tu país aplaude tu medalla y tu sueño, que hoy es una realidad histórica para nuestra nación.

Comentarios

Gaby M. ha dicho que…
WOW!!! mejor no se podía expresar Klenya!! ;)
jeje excelente tu comentario...la verdad que fue emocionante...

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Coco, o la importancia de contar tu propia historia

El que me conoce bien, sabe que no soporto las películas animadas. Cuando mis hijos ven cómicas en mi presencia, yo oprimo el botón de mute y simplemente los hago escuchar mi música favorita en el fondo. Es eso o no ven nada.

Dicho esto, les cuento que el 9 de enero, después de ir a la marcha y desayunar a las 2 de la tarde, decidimos llevar a Cutín a ver “Coco” al cine. Ya estaba yo decepcionada porque justo el día anterior fui a ver The last Jedi, y no pretendo decirles mi opinión sincera sobre la película.

Yo no esperaba nada de “Coco”. La misma gente que me dijo que “Up” daban ganas de llorar y que “Intensamente” es lo máximo, me recomendó esta nueva película de Pixar, que ya llevaba un Golden Globe sobre sus espaldas.

El resultado: No tengo palabras. No solamente adoré cada segundo de la película, sino que llevo once días pensando en el tema que más me conmovió de esta obra de arte. Pero de filosofía les hablaré más adelante. Ahora les hablo de lo obvio.

El trabajo de animación …

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…