Ir al contenido principal

Los artistas, los héroes y la providencia

Se puede hablar de muchísimas cosas en este país. De enzapatillados, de barridas históricas, de virus, de salas de emergencia con sus respectivos baleados, de nombramientos y partidas circuitales, de planes, de sueños, de pliegos de cargos ajustados a la medida del interesado, de corrupción y coimas, de seguridad, de hambre. De todo. De nada. Pero los olvidados de siempre, los menospreciados, los que no cierran calles, ni salen en las primeras planas, siempre son los que tienen algo bueno que decir.
Las buenas noticias no venden. Venden el escándalo y la morbosidad. Venden la vida privada de los famosis, el plagio. La falta de imaginación. El discurso repetido. Vende el mercadeo de la ignorancia. Venden los valores invertidos y la masificación de los individuos. Pero, ay de aquél que se atreve a apostar por la cultura, por la ciencia, por lo positivo! Te esperan portazos en la cara, miradas de lástima. Excusas y largas horas de espera.
Últimamente he presenciado con tristeza, como las megacorporaciones de telecomunicación, sí esas favorecidas por los millones de dólares que se gastan en publicidad en este país, nos presentan cada día los programas más mediocres y negativos que podamos imaginar. Lindas chicas nos venden hechizos para que los hombres no se vayan con otra y se mantengan amarrados al lado de sus esposas, entre cuyos ingredientes se encuentran la luz de la luna, la miel, la ropa íntima y otras curiosidades, que no vienen al caso.
Da lástima ver y escuchar como el valioso tiempo aire de nuestros niños, jóvenes y adultos se va en programas atroces que no aportan nada a nadie. Y que conste que no me quejo de las mentes limitadas y los creativos ligeros que hacen realidad estas joyas de la producción nacional. Estas cosas existen en todos lados del mundo. Mi problema es con los que deciden qué se pasa y qué no se pasa en los medios. Me quejo de aquéllos que planchan un programa sobre talento joven, sobre literatura, sobre actividades culturales, basados en el criterio de que esas cosas no venden. Dénle a la gente el derecho a escoger. Trabajar en los medios implica poder. Y el poder conlleva responsabilidad.
Obvio que no todo es malo. Mis felicitaciones a los medios que con pocos recursos o poca audiencia, se atreven a apostar por la mayoría productiva, el arte emergente y la cultura general, servida en bandejas variadas para todo tipo de gustos. Bien por los foros que se atreven a promover los círculos de lectura o a los DJ´s que no temen aceptar que leyeron un libro. FETV y SERTV nos ofrecen refrescantes opciones, con gente interesante y temas variados. La Cáscara, si bien no es el programa más elevado del planeta, sigue siendo un reflejo ORIGINAL de la subcultura nacional y un foro de crítica satirizada contra los problemas que nadie quiere resolver diciendo en voz alta lo que la mayoría piensa. Pero lo que me parece una indecencia es que los canales que nos esclavizan con novelas horrorosas, trilladas, realities copiados y producciones nacionales que exaltan lo más ridículo del ser humano se atrevan a atacar la ignorancia que promueven. El que pueda entender, que entienda.

Comentarios

Ilka Miranda ha dicho que…
Mis respetos a usted profesora. considero que sus opiniones son bien acertadas.
Usted es lo maximo escribiendo jeje.. eso no lo dudo.

bendiciones enormes para usted.

Cuidece

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…

El último punto

Ciudad de Panamá, 20 de enero de 2014. 12:45 P.M. Mientras usted almorzaba con su familia o se quejaba del alto costo de la vida, de que la oferta electoral da pereza o de que es una desgracia tener que pagar Seguro Social, los cirujanos cardiovasculares del Hospital de Especialidades Pediátricas, le cosían el último punto al corazón de mi hijo, y de la mano de Dios, nos regalaban una nueva oportunidad de ver la sonrisa de mi guerrero.

Les comparto esta historia, muy resumida, porque si bien conozco la desilusión de mi pueblo ante las promesas incumplidas de todos los que se sirven del poder y de los sueños de la gente, también deploro la incapacidad de la Humanidad de reconocer que aún hay gente que hace su trabajo con amor. Gente que aún cree en la vocación y que pone su talento al servicio de los demás.

Cuando hace algunos años escribí “Carta de una madre agradecida” no sabía que sólo había visto la punta del iceberg. Con el tiempo me di cuenta de que mi hijo había nacido para prop…