Ir al contenido principal

Sobre el dolor...

Nadie quiere sufrir. Al menos nadie normal quiere sufrir. Nadie normal que yo conozca quiere sufrir. Esa es la gran tendencia de un mundo en el que todo sucede al mismo tiempo.
Si algo me ha tocado aprender en esta vida es que nada de lo que hagamos, nos garantiza inmunidad al sufrimiento. No hay salidas, ni escapatorias. El sufrimiento es el “chance casado” de la vida. Es el precio que se paga. Pero hay gente que avanza tratando de “torear” cualquier tipo de dolor. Gente que piensa en cero drama. Que salen huyendo de las malas vibras y dejan de jugarse la vida por estar a salvo. Lamento decepcionarlos: Es por gusto.
Enfermedades, desamor, olvido, complejos, falta de control (para aquellos que quieren tenerlo todo en orden todo el tiempo), vejez, engaños, falta de dinero, muerte, drogas, desastres naturales, injusticia pónganle el nombre que quieran, el sufrimiento nos sorprende en cada esquina de la vida esperando agazapado para destruir nuestra proyección perfecta, nuestros castillos en el aire y nuestra fijación por vivir al máximo.  Ante toda una manga de sufrimientos, hemos inventado un mercado anti-tristeza: el divorcio, el botox, la cirugía plástica, el control de la natalidad, el culto al dinero, el hacer lo que sea por dinero, las tarjetas de crédito, los gadgets, la vida virtual, el carro último modelo que no puedes pagar, el exceso de cosas que te distraigan hasta que realmente no sientas o no te importe nada. Hasta que te vuelvas insensible y bloquees el dolor. Hasta entumecer el alma. Hasta vivir en automático y que “nada te robe la calma”.
Y esto lamentablemente sólo tiene un nombre: egoísmo, un estilo de vida que al final, te dejará solo…y sufriendo.
Y no me lo tomen a mal, no  escribo esta columna para terceros. La escribo para mí misma. Para cuando dan ganas de salir huyendo. Para cuando creo que no me merezco padecer dolor porque he sido buena gente. Para esos momentos en los que se me salen un par de lágrimas. Para no olvidar que si no fuera por el sufrimiento, no estaría en posición de disfrutar las pequeñas bendiciones del día. Como dice la canción de Goo Goo Dolls  “Así que sangras, para saber que estás vivo”.
Más vale que estemos preparados. No podemos escapar por siempre. No podemos seguir huyendo. Quizás en esa huida estamos perdiendo la oportunidad de ser gente de carácter, de aprender lecciones o de redimir nuestras faltas.
Uno de mis profesores de escritura creativa me dijo una vez con lástima y luego de leer algunos de mis cuentos: “A ti te falta sufrir”. Seguro que porque mi pluma era muy desenfadada, muy alegre o muy optimista. A ti Harry Jackson, te tengo una noticia: ya fui y volví del sufrimiento, y mi pluma sigue siendo ligera, sigo queriendo hacer sonreír a la gente y sigo creyendo en los finales felices, o tristes o agridulces. Ante el desastre lo único sobre lo que realmente tendrás control es en cómo haces limonada de los limones que te han caído del cielo. Es cuestión de actitud. Es cuestión de atreverse a vivir, con todo lo que ese reto implica.
Como cualquier persona, temo al sufrimiento, al dolor y a lo incierto. Pero es allí donde la vida se esmera en sorprenderme. Y me da revancha. Y me hace quien soy.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Cómo decirte algo distinto a "I get you as you get me"? ... Hermana de otro vientre. Lo que me intriga aún más, y a la vez me llena de consuelo, es ver cómo experiencias tan distintas, pueden llevarnos al mismo lugar, y al mismo sentir. Como si una pizza y un cheesecake dejaran el mismo sabor en la boca.

Me llevo de tu escrito, que has sufrido. Siento en lo que leo, un sufrimiento, pero escrito con una sonrisa en el rostro. Una sonrisa que entreleo con algo de picardía, con tono desafiante. Una sonrisa que quisiera poder plasmar en un lienzo, pues una imágen dice más que mil palabras, aunque son palabras con pincel en su haber.

Es que te escucho retando a la vida y sus sufrimientos. Te leo como gritando, "he visto ya tus mejores golpes ... es lo mejor que tienes?", y aunque sé que respetas las consecuencias de un nuevo golpe, allí te veo en el entarimado, sonriente.

Cuando crezca, KM, quiero ser como tu. Aunque por instantes, he tenido esa sonrisa desafiante, aquella que nunca tuve cuando me la pasaba sonriendo, han sido sólo instantes donde debieran ser eternidades, sabiendo lo que sé. Pero soy débil y pequeño, literal y figurativamente.

Entonces te leo, te entiendo y siento lo que tu, pues Quien me ha llevado a entender y aceptar el sufrimiento que no me define sino que me libera, ha sido Quien te ha liberado a ti.

Escribe hermana, que tu pluma grita, sea de risa o de dolor, y esos gritos nos llegan a quienes no queremos dejar de leerte, mientras observamos la sonrisa, pícara, desafiante, libre...

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Coco, o la importancia de contar tu propia historia

El que me conoce bien, sabe que no soporto las películas animadas. Cuando mis hijos ven cómicas en mi presencia, yo oprimo el botón de mute y simplemente los hago escuchar mi música favorita en el fondo. Es eso o no ven nada.

Dicho esto, les cuento que el 9 de enero, después de ir a la marcha y desayunar a las 2 de la tarde, decidimos llevar a Cutín a ver “Coco” al cine. Ya estaba yo decepcionada porque justo el día anterior fui a ver The last Jedi, y no pretendo decirles mi opinión sincera sobre la película.

Yo no esperaba nada de “Coco”. La misma gente que me dijo que “Up” daban ganas de llorar y que “Intensamente” es lo máximo, me recomendó esta nueva película de Pixar, que ya llevaba un Golden Globe sobre sus espaldas.

El resultado: No tengo palabras. No solamente adoré cada segundo de la película, sino que llevo once días pensando en el tema que más me conmovió de esta obra de arte. Pero de filosofía les hablaré más adelante. Ahora les hablo de lo obvio.

El trabajo de animación …

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…