Ir al contenido principal

Perdidos en busca de una causa

Hoy todo está de moda. Sólo hay que escoger una idea y saldrán sus defensores y detractores de todos lados. La política. Marx. El yoga. Los hipsters. La cura del cáncer. Los derechos de los animales. El detox. La universalidad sexual. La comida orgánica. La dieta paleo. La inclusión. La libre información. La música clásica. El reggaetón. El ateísmo. Los veganos. El derecho al aborto. Los pro-vida. Los que le van a Brasil –en fútbol—, los que le van a Argentina. Los que se quieren ir a huelga. Los que quieren que todo cambie. Los que están contentos con su actual zonificación. Los que quieren que no cierren el colegio de sus hijos. Los que empacan y se van a otra ciudad. Todo el mundo quiere ser libre para decirle al mundo que es libre y que todos deberían ser tan libres como ellos.
Al “crecer” me di cuenta de que a los adultos también les gustan los superhéroes, las cómicas y las películas de Disney. Que siguen haciendo ejercicio. Que les gusta jugar. Que les encanta ganar y burlarse de los perdedores. Que siguen teniendo miedo a lo que no conocen. Que los monstruos se siguen ocultando debajo de la cama. Que siguen creyendo en la fuente de la eterna juventud. Que siguen buscando la piedra filosofal.
Y es que ser humano no es fácil. No tomamos un no por respuesta. Estamos en todas partes. Desde los polos hasta el ecuador. Sin importar desiertos o montañas nevadas. En el Internet. En la televisión. Caminamos por las aceras. Respiramos. Se supone que hasta llegamos a la Luna. (El que me conoce sabe de mi escepticismo). Hemos tratado de interesarnos por toda la diversidad de cosas existentes en el Universo. De allí que sigamos evolucionando y conquistando fronteras. Desde que somos concebidos comienza nuestra lucha por abrirnos camino en este mundo. Por ser alguien. Por dejar una huella. Por hacer una diferencia. Nuestra naturaleza es de soldados. De luchadores. Abrimos nuestros ojos y tomamos decisiones. La decisión de levantarnos. De bañarnos. De hacer el desayuno. Y así, vamos por la vida tratando de tomar los caminos adecuados. Pero una de nuestras características es que somos seres vivos gregarios. Creados con el chip de pertenecer a una comunidad. No era bueno que estuviéramos solos. (Parafraseando a Dios).
Cuando salimos de nuestra individualidad y nos damos cuenta de que podemos afectar a terceros, nos unimos o congregamos entre nuestros pares, en específico, aquellas personas afines a nuestros pensamientos. Y por alguna razón, deseamos que todos vean al mundo desde nuestro punto de vista.
La humanidad ha cambiado. Ya las mujeres no viven en la total opresión. La esclavitud es globalmente condenada. Los totalitarismos han sido reemplazados por otras formas de control de masas.  Pero la gente sigue necesitando congregarse para asumir una bandera y aspirar a cosas que vayan más allá de nosotros mismos. La gente necesita creer y defender ideas con pasión. Y así seguimos gurús con sus respectivas panaceas. De estos sentimientos está escrita la historia del Hombre.
Yo veo un mundo en el que todos queremos nuestro espacio, algunos con más activismo que otros. Veo seres perdidos en busca de una causa. De una razón que los impulse a seguir. Desesperados por tener un código de conducta, que en cuanto choca con sus ideales es descartada o modificada para que se adapte a los límites de nuestra propia concepción de libertad, que obviamente, por el simple hecho de ser nuestra, es mejor. Buscamos un héroe,  ¿pero cuántos nos preocupamos por ser héroes?
Esta columna termina con más preguntas que respuestas. Queremos tomar decisiones, pero vivimos en un mundo en que la línea entre el bien y el mal ha desaparecido. Todo es gris. Y son mucho más que 50 sombras. ¿Quién nos dirá qué hacer? ¿Cómo estaremos seguros de hacer lo correcto si nadie nos confirma? ¿Será que seguimos hablando tan alto que no nos damos cuenta que todos buscamos las mismas cosas?

¿Y tú, ya sabes cuál es tu causa? No te quedes sin la tuya. Quedan pocas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…

El último punto

Ciudad de Panamá, 20 de enero de 2014. 12:45 P.M. Mientras usted almorzaba con su familia o se quejaba del alto costo de la vida, de que la oferta electoral da pereza o de que es una desgracia tener que pagar Seguro Social, los cirujanos cardiovasculares del Hospital de Especialidades Pediátricas, le cosían el último punto al corazón de mi hijo, y de la mano de Dios, nos regalaban una nueva oportunidad de ver la sonrisa de mi guerrero.

Les comparto esta historia, muy resumida, porque si bien conozco la desilusión de mi pueblo ante las promesas incumplidas de todos los que se sirven del poder y de los sueños de la gente, también deploro la incapacidad de la Humanidad de reconocer que aún hay gente que hace su trabajo con amor. Gente que aún cree en la vocación y que pone su talento al servicio de los demás.

Cuando hace algunos años escribí “Carta de una madre agradecida” no sabía que sólo había visto la punta del iceberg. Con el tiempo me di cuenta de que mi hijo había nacido para prop…