Ir al contenido principal

Hemos sido padres mediocres

Este artículo me ganó muchas participaciones, desde vieja loca hasta lo que ustedes quieran. Aquí les comparto mis pensamientos.

De salida les digo que soy católica practicante. Catecúmena, para que vayan a Google y desestimen mi opinión porque no soy de “mente abierta”. Pero no es a los librepensadores a los que dirijo mi artículo, pues ellos tienen un cerebro tan evolucionado que no creo que mis ideas emanadas directamente de las catacumbas les causen más que risa y lástima.
Les hablo a los padres de vocación, comprometidos con amar a sus hijos y que los han esperado con ilusión, para que vivan y aprendan hasta que no les quepa más conocimiento. A los que les importa la coherencia entre vida y pensamiento, y a los que quieren que sus hijos tengan todo.
No hemos sido parte de la solución y hoy estamos a punto de ver lo que pasa cuando la gente que sí está convencida de sus principios toma la batuta.
Nos urge un programa de educación sexual. El trabajo que nos correspondía a los padres lo hace la internet, los videojuegos –que ya simulan hasta gang rape (violaciones grupales)–; la basura con la que las dos principales televisoras locales envenenan a todo el que no puede pagar cable; la violencia sexual explícita de Game of Thrones; la publicidad sexista de todo el sistema capitalista, y el twerking (baile sugestivo) de la ex Hanna Montana, verdaderos ideólogos de esta generación.
Por si fuera poca la bazofia disponible sin control, ahora quieren que el archicompetente Estado custodie la educación sexual de mis hijos. ¡Pero si yo tengo un plan! Me he preparado para darles a mis hijos esa educación de élite que no puedo pagar. Tendré que hacerlos desaprender sobre esterilización voluntaria a los 18, ideología de género y viabilidad moral del aborto. Encima de las preocupaciones paternales debido a las drogas, el comunismo, neofascismo, consumismo, etcétera, mis hijos tendrán acceso a la parafernalia anticonceptiva sin que yo me entere. Pasarán 12 años hablando de sexo.
Soy fan de Calle 13, Caifanes y Sabina; me enloquecen Gabo y Asimov. Soy ambiciosa, ansiosa por vivir, escribir y leer. Escritora por ósmosis y abogada por accidente. Mujer interesada por mi lugar en el mundo. Me apasionan Simone, Friedan y el misterio de la violencia doméstica que ejerce quien juró amarte. Mis escritos me preceden desde los 15 años. No gastaré tinta en eso.
Supongamos que yo soy la única madre con este esquema. Lo cual es falso. Mi derecho de minoría será pisoteado. Pienso que el aborto es un eufemismo de asesinato. Tendré que modificar mi plan, porque he sido ciudadana mediocre, con miedo a defender mis principios por no ser tachada de intolerante y no involucrarme a tiempo. La agenda feminista del gobierno demócrata de Estados Unidos encontró la perfecta fisura histórica para colonizar la mente de mis hijos.
Estoy pensando en un plan B. Blindaré a mis hijos al precio que sea. Porque si este Gobierno no veta y sustituye el proyecto con algo que valga la pena y sea acorde a esta sociedad, Planned Parenthood volverá a la carga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…

El último punto

Ciudad de Panamá, 20 de enero de 2014. 12:45 P.M. Mientras usted almorzaba con su familia o se quejaba del alto costo de la vida, de que la oferta electoral da pereza o de que es una desgracia tener que pagar Seguro Social, los cirujanos cardiovasculares del Hospital de Especialidades Pediátricas, le cosían el último punto al corazón de mi hijo, y de la mano de Dios, nos regalaban una nueva oportunidad de ver la sonrisa de mi guerrero.

Les comparto esta historia, muy resumida, porque si bien conozco la desilusión de mi pueblo ante las promesas incumplidas de todos los que se sirven del poder y de los sueños de la gente, también deploro la incapacidad de la Humanidad de reconocer que aún hay gente que hace su trabajo con amor. Gente que aún cree en la vocación y que pone su talento al servicio de los demás.

Cuando hace algunos años escribí “Carta de una madre agradecida” no sabía que sólo había visto la punta del iceberg. Con el tiempo me di cuenta de que mi hijo había nacido para prop…