Ir al contenido principal

Conocer a un caballero

En memoria de Don Carlos Iván Zúñiga

La verdad es que no estoy segura de cuándo comencé a admirar a este gran señor, pero lo más curioso es que estoy segura que no fue por el contenido de sus artículos o su trayectoria académica, sino por la certeza de que en su presencia estaba frente a un hombre íntegro.La primera vez que recuerdo haber escuchado de Don Carlos Iván, fue cuando él y Doña Sydia gentilmente permitieron a mi abuelita llevarme a su hermosa finca de Boquete, que colinda con la finca de mis abuelos. Él y su esposa permitieron que "las hadas prepararan un té para unas chiquillas de 12 años". Siempre que conducía su 4x4 rumbo a su casa, por la pedregosa carretera de Jaramillo Arriba, nos enviaba un saludo campechano, pitando y sonriendo. Adoraba Chiriquí. Ese es el hombre que siempre recordaré.
Conversé con Don Carlos Iván sobre cultura, recuerdos, planes, sueños e historia. Era simplemente una experiencia que intentaba saborear al máximo en cada oportunidad. Sus anécdotas, su riqueza humana, su paciencia, su humildad, su memoria privilegiada y su nostalgia por otros tiempos. Uno sabía que estaba frente a un gigante. ¡Si la gente supiera las cosas lindas que se quedaron en el tintero del Doctor! Muchos hablarán del intelectual, del maestro, del genio. Yo no soy la persona autorizada para un análisis tan ambicioso. Con vergüenza confieso que no conozco a fondo la producción intelectual del Doctor Carlos Iván Zúñiga Guardia—aunque mi padre siempre se aseguró de que yo leyera en las páginas de Opinión de La Prensa, aquellos artículos que le parecían imprescindibles para cualquier panameño. Lamentablemente nunca fui su alumna; cuando llegué a la Facultad de Derecho, él ya era una leyenda.
Creo que la vida del Doctor Zúñiga fue un reflejo de su pensamiento. Sus convicciones valieron la pena: su existencia entera fue un poema de amor a la patria. Su amor por la familia, en tiempos en los que los valores ya no importan. Su esfuerzo por hacer de este un mejor país. Verlo caminar de la mano de Doña Sydia. Recordar sus ojos tranquilos al escuchar con ilusión de enamorado los versos que le dedicaba su esposa, las canciones de sus nietos, las huellas de una vida vivida como debe ser… Son cosas que en su momento, me hicieron creer que el mundo puede ser mejor.
Mis lágrimas hoy no son de tristeza Don Carlos Iván, sino de una gran emoción: la de haber tenido el privilegio de admirar en usted la belleza de la inteligencia, la sabiduría y la sencillez. No todos los días se conoce a un caballero.

Comentarios

Songo ha dicho que…
Klenya, me ha conmovido tu evocación al Maestro, al Gran Ser Humano, don Carlos Iván... Lo traté todo el año de 1990 como mi profe de Ciencias Políticas y aprendí un mundo. Desde 1982 tuve conciencia de su existencia y su ejemplo patriota y democrático me animaba!
En los últimos 18 años, cada que vez que lo veía era un saludo y una conversación cada vez que se podía.
Si cada de nosotros evoca y publica, es perpetuar un poco el legado de estar Gran Hombre, UN PANAMEÑO A EMULAR.
Anónimo ha dicho que…
Klenya, como parte de la familia del Dr. Carlos Iván Zúñiga te doy las gracias por tu profundo y hermoso homenaje a nuestro querido padre, abuelo y suegro. Tus letras han sido impresas y entregadas a la señora Sydia.
Gracias por el recuerdo.
Enrique Preciado F.
Leopoldo ha dicho que…
agradezco considerar el artículo de opinión de hoy miércoles 19 de noviembre 2008, publicado en La Estrella de Panamá. Tuve el enorme privilegio de conocer al Maestro de maestros, al personaje imposible de calificar por todos sus méritos... atentamente Leopoldo E. Santamaría.

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Coco, o la importancia de contar tu propia historia

El que me conoce bien, sabe que no soporto las películas animadas. Cuando mis hijos ven cómicas en mi presencia, yo oprimo el botón de mute y simplemente los hago escuchar mi música favorita en el fondo. Es eso o no ven nada.

Dicho esto, les cuento que el 9 de enero, después de ir a la marcha y desayunar a las 2 de la tarde, decidimos llevar a Cutín a ver “Coco” al cine. Ya estaba yo decepcionada porque justo el día anterior fui a ver The last Jedi, y no pretendo decirles mi opinión sincera sobre la película.

Yo no esperaba nada de “Coco”. La misma gente que me dijo que “Up” daban ganas de llorar y que “Intensamente” es lo máximo, me recomendó esta nueva película de Pixar, que ya llevaba un Golden Globe sobre sus espaldas.

El resultado: No tengo palabras. No solamente adoré cada segundo de la película, sino que llevo once días pensando en el tema que más me conmovió de esta obra de arte. Pero de filosofía les hablaré más adelante. Ahora les hablo de lo obvio.

El trabajo de animación …

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…