Ir al contenido principal

La resistencia

Cuando se publicó la primera edición de este libro de Ernesto Sabato, la tecnología de las comunicaciones aún no alcanzaba las alturas a las que estamos volando hoy día. Él básicamente se estaba quejando de la televisión y de los e-mails. Si Sabato resucitara y viera en lo que nos hemos convertido, se volvería a morir. Estoy segura.
Ya en aquel tiempo, el tímido filósofo decía que "Al ser humano se le están cerrando los sentidos, cada vez requiere más intensidad, como los sordos".
En estos días, la rabia dura siete días. El ridículo dura siete días. El duelo dura siete días.
Te levantas y te acuestas no sin antes asegurarte que no te queda ningún whassap pendiente por revisar. 
Si no viste el último meme viral del día te sentirás fuera de lugar. Ruegas que haya algún globito rojo bajo el logo de Facebook, que la gente te haya dado like. Un nuevo follower en Twitter es todo un momento emocionante.
Y cuando estamos con gente de carne y hueso, pues seguimos pendientes del teléfono. Nos tomamos fotos para que los demás sepan lo bien que lo estamos pasando. 
Ya se ha escrito muchísimo sobre el fenómeno del horror que nos causa no tener nuestro celular a mano, pero no es relajo. El mundo que no está al alcance de nuestra mano puede deshumanizarnos. La falta de tiempo de reflexión, de lectura, de abrazarse, de escucharse frente al café. La lucha por entumecernos y no estar expuestos al sufrimiento. La supervivencia. El desgaste de minutos muertos que se van por la ruta del olvido.
¿A qué estamos jugando?
 A adormecernos. A drogarnos para que todo pase. A no envejecer. A no morir, habiendo muerto primero cuando nos ha dado la gana. Este es el juego de no dejarse controlar. De no dejarse sorprender. De reducir la posibilidad de fracaso a cero.
Pero no todos jugamos a este juego. O al menos luchamos cada día por no jugarlo, sin dejar de jugarlo de alguna manera.
Parece que hay un antídoto, al menos para Sabato: «la cercanía con la presencia humana nos sacude, nos alienta, comprendemos que es el otro el que siempre nos salva". En esto Sabato coincide con las máximas del cristianismo. No podemos realizarnos sin amor. Pero no el amor de las novelas ni la autoestima egoísta. Se trata del amor del "caritas". Ese amor al prójimo como a uno mismo. Sin amor nada somos. Y para amar, se necesita del otro. Se necesita escuchar al otro. Se necesita hacer por el otro lo que nos gustaría que hicieran por nosotros. Para amar hay que tener misericordia del otro y perdonar 70 veces siete.
La gente a mi alrededor se levanta a las 4 de la mañana. A andar en bicicleta. A jugar tenis. A ser magros y sanos. Hay una nueva carrera. Se hacen llamar "life coaches". Te enseñan a lidiar con tu vida y ser exitoso. Ahora todos corremos, nadamos y queremos ser de hierro. La idea es no morirse. O morirse sin ser un perdedor.
Y yo quiero ser parte de todo esto, pero quiero seguir teniendo tiempo de hacer recuerdos con mi pequeña familia. Quiero tener tiempo de rezar. Y me pregunto ¿qué hay de malo en quererlo todo? Al fin y al cabo no es el primer momento de la historia humana en el que creemos que nos vamos a deshumanizar. Ya vimos horrorosas guerras mundiales, cruzadas, invasiones, plagas, infanticidios, holocaustos y demás atrocidades de las que desde que Caín mató a Abel somos capaces de ejecutar.
Me quedo con el alarmismo del bonaerense. Quiero pensar que hay más luchas por delante. Que mi voz es necesaria. Que el Diablo anda suelto y me contamina con la desidia, la indiferencia y la abulia. "En esta tarea lo primordial es negarse. Defender, como lo han hecho heroicamente los pueblos ocupados, la tradición que nos dice cuánto de sagrado tiene el hombre. No permitir que se nos desperdicie la gracia de los pequeños momentos de libertad que podemos gozar: una mesa compartida con gente que queremos, una caminata entre los árboles, la gratitud de un abrazo. El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria."
En honor a don Ernesto, volveré a leer mi ya amarillento y subrayado ejemplar de La resistencia. O trataré de hacerlo si pongo mis grupos de Whassap en silencio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a un amigo a quien no veo hace tiempo

En el fondo, un solo de piano escuchado mil veces, media vida a cuestas, las cicatrices a la vista.
La vida que se estira sobre las calles del tiempo, con siluetas inventadas y manos torpes.
Pensé que todo sería más sencillo. Pero hoy no me queda más que reírme de mi ocurrencia. Los ecos de mi risa se repiten hasta morir en el olvido. Pero al menos aún recuerdo cómo era esa risa. Nacer cada día y morir con la luz. Un reto que no todos entienden. Esas mis historias que nadie sabe. Esos mis instantes vulnerables. El color de mi alma que tú conoces.
Saber que las batallas son relativas. Que el balance es la silueta del error y el residuo de hacer las cosas muchas veces, equivocarse y volver a escuchar la misma canción. Que no todo va a tener sentido. Que el acento de esta voz sitiada y a veces muerta no se quede en la imaginación. Así como en la niebla de los sueños. Así como en la irrealidad de los recuerdos. Desde el fondo del vacío, mis gritos se estrellaron contra estas paredes. Y…

Coco, o la importancia de contar tu propia historia

El que me conoce bien, sabe que no soporto las películas animadas. Cuando mis hijos ven cómicas en mi presencia, yo oprimo el botón de mute y simplemente los hago escuchar mi música favorita en el fondo. Es eso o no ven nada.

Dicho esto, les cuento que el 9 de enero, después de ir a la marcha y desayunar a las 2 de la tarde, decidimos llevar a Cutín a ver “Coco” al cine. Ya estaba yo decepcionada porque justo el día anterior fui a ver The last Jedi, y no pretendo decirles mi opinión sincera sobre la película.

Yo no esperaba nada de “Coco”. La misma gente que me dijo que “Up” daban ganas de llorar y que “Intensamente” es lo máximo, me recomendó esta nueva película de Pixar, que ya llevaba un Golden Globe sobre sus espaldas.

El resultado: No tengo palabras. No solamente adoré cada segundo de la película, sino que llevo once días pensando en el tema que más me conmovió de esta obra de arte. Pero de filosofía les hablaré más adelante. Ahora les hablo de lo obvio.

El trabajo de animación …

Vainas de la paternidad

No lo voy a negar. Hay gente que cree que inventó la maternidad. Hablan de los hijos como si no hubiera nada más entretenido en la bolita del mundo amén. Las notas, los psicólogos, las medallas, el día del niño estrella, los cumpleaños, que mi niño baila Des-pa-ci-to, que has fracasado como padre, que eres el mejor padre del mundo, que lo que les falta a los chiquillos es cuero, que si tú eres el mejor amigo de tus hijos, que si a ti no te engañan, que si les enseñas a beber desde casa para que no se inicien en la calle, que si la banda, el típico, los tutores, que les hablas en inglés para que todo sea más fácil, que si el Karate, o el ajedrez o el ballet al que obligan a todos sus familiares a ir. Que si la rebeldía de la adolescencia. Que si tuve que ponerme firme con el maestro. 
Man, hasta cuándo. 
Basta. 
En serio.
Y me incluyo.
Y es que eso de la paternidad es uno de los grandes misterios de la Creación.
Por qué rayos querría uno tener hijos? Qué misteriosa fuerza nos compele a repro…